Historias africanas.

Estándar

A la vuelta de mi primer viaje por Tanzania estaba emocionada, toda aquella belleza me dejó una indeleble huella. Recuerdo que un día mi amiga María Isabel tomando café me dijo:

– Menchu, ¿qué fue lo que más te impresionó de tu viaje por Africa?

– Todo, María Isabel, todo… quizá aquellas grandes extensiones de tierra virgen, su silencio… recuerdo un atardecer en el que estabamos intentando fotografiar leones, con el Kilimanjaro al fondo, en el horizonte se recorta la silueta de esos míticos guerreros… seis masáis…

– ¡Doce!, pero sigue contando, es una historia preciosa.

Y así…

Anuncios

Suavemente

Estándar

Después de una dura sesión de pesas Aitor llegó a la sauna a limpiar los poros como Dios manda, una vez dentro se dio cuenta que allí estaba su amigo José Angel, le saluda con un gruñido y un gesto con la cabeza y se queda allí de pie, apoyado en la pared.

– Hola Aitor, ¿qué, no te sientas?

– No tío – y se gira señalándose en el trasero – mira que forúnculo tan enorme me ha salido en el gluteo derecho.

– ¡Caramba, madre del amor hermoso!, si dan ganas de reventartelo aquí mismo.

– Bueno, venga… pero no me toques el grano que me duele mucho.

Y ya está.

El primero nunca se olvida…

Estándar

Cuenta la leyenda que una persona siendo un niño no ha contado nunca este chiste es que es mudo o no ha tenido infancia…

Cuando a Assumpta Castells Despriu una joven barcelonesa de buena familia le regalaron por su 18 cumpleaños un pequeño perro de raza Pomeranian sorprendió a su familia poniendole el inusual nombre de “Miss Senos”.

Un día que paseaba por los Jardins de Rubió i Tudurí, el pequeño perro se escapó de su bolso de Carolina Herrera y ella pese a correr desesperada tras él no pudeo evitar perderlo de vista.

Assumpta Castells Despriu estaba desesperada, a lo lejos pudo ver a su seguro salvador, un Mosso d’Esquadra que hacía su patrulla en bicicleta (si llevaba sillín, o no, es un extremo que no ha podido ser confirmado) por estos jardines del barrio de Pedralbes.

– Escolti señor Mosso d’Esquadra, si us plau ¿no ha visto usted a Miss Senos?

– Pues señorita no he tenido el gusto, pero puedo asegurarle aquí y ahora que me encantaría.

Y ya está…